Golpe De Estadio

Article excerpt

Dir. Sergio Cabrera. Colombia, 1998. Duración: 120 minutos.

--... Una interrogante mi sargento

--Diga, a ver ...

--¿Por qué les avisó [salvando la vida de los guerrilleros]?

--¿Se quiere quedar sin trabajo? ... Piense, Herrera, piense ... si matamos al enemigo, ¿contra quién vamos a pelear? (Golpe de estadio)

Hace poco leí en Los Angeles Times que el gobierno del presidente Bush propuso un paquete de ayuda económica al gobierno de Colombia que asciende a los 98 millones de dólares para proteger el oleoducto Caño Limón en la región de Arauca (miércoles 6 de febrero de 2002, A5). Este oleoducto, que ha sido blanco de ataque de las organizaciones guerrilleras durante las últimas dos décadas y por ello recibe ya el nombre de la "flauta", provee de petróleo a los Estados Unidos. No es casual entonces que Golpe de estadio, quinto largometraje del colombiano Sergio Cabrera (1950, Medellín), empiece con una magnífica secuencia en la que un grupo rebelde intenta dinamitar una torre de comunicaciones de una compañía transnacional, ubicada en una aldea llamada Nuevo Texas, en donde se realizan tareas de exploración petrolífera. En el cine reciente colombiano podemos encontrar una serie de películas con el tema de la violencia y los efectos de ésta en la vida de la nación. Filmes tales como Confesión a Laura (Jaime Osorio, 1990), el díptico Técnicas de duelo/Águilas no cazan moscas (Sergio Cabrera, 1988/1994), Rodrigo D. no futuro (Víctor Gaviria, 1991), Soplo de vida (Luis Ospina, 1999), La virgen de los sicarios (Barbet Schroeder, 2001), ofrecen desde diferentes perspectivas una mirada al drama colombiano. Golpe de estadio forma parte de este cine de la "violencia"; funciona como un "microcosmos" de una Colombia asolada por una cruenta guerra civil interminable. Lo más interesante, a mi parecer, es la intención utópica de Cabrera sobre la posibilidad de la paz para su país, convencido de que lo que se necesita es tener un gran sueño común. Ésta es la premisa del filme. El cineasta construye una suerte de fábula humorística, aparentemente inofensiva, para intervenir en la política nacional dando pautas de cómo llevar a cabo un proceso de paz.

La acción de Golpe de estadio transcurre en "Nuevo Texas", Colombia. Como ya se mencionó, un grupo guerrillero tiene la misión de sabotear las operaciones de una compañía transnacional que busca petróleo. La guarnición de policía de Nuevo Texas debe proteger los trabajos de exploración. En la cinta vemos el proceso de interacción de ambos frentes en el cumplimiento de su misión. Al principio, hay un odio entre ellos fomentado por una cultura de la guerra y la violencia. Lo que vendrá a cambiar el orden de las cosas es cuando los enemigos deciden hacer una tregua para ver las eliminatorias de la copa mundial de fútbol en las que Colombia derrota a Argentina en un histórico juego (1993). Al deponer las armas, los enemigos inician un proceso de reconocimiento de su calidad de seres humanos antes que de guerrilleros o policías. …