Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

Poetica De la Antifrasis (Sobre la Dedicatoria del Primer Quijote) (1)

Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

Poetica De la Antifrasis (Sobre la Dedicatoria del Primer Quijote) (1)

Article excerpt

Fue Blas Nasarre, de la Real Academia Espanola, quien en 1749 inauguro una de las lineas mas feraces del cervantismo, al proclamar que el "manco sano" hizo adrede malas sus comedias, para asi denunciar las de Lope como malas tambien:

Tan parecidas son las comedias [de Cervantes] a las que son tenidas por buenas y agradables, y estan tan bien puestos los desaciertos y tan perfectamente imitados los desbarros que pasan por primores, que se creera que es comedia lo que no es otra cosa que burla de la comedia mala con otra comedia que la imita, que es lo mismo que haber hecho las Ocho comedias artificiosamente malas para motejar y castigar las comedias malas que se introducian como buenas. (Disertacion 48-49).

El planteamiento de Nasarre se deja etiquetar como "poetica de la antifrasis": el texto no dice lo que literalmente dice ni es lo que diafanamente indica, sino exactamente lo contrario, y debe entenderse como una ironia o una parodia de lo que literalmente dice y diafanamente indica. O en otras palabras: la manera cervantina de censurar una practica es practicarla sin mas. "Intendami chi po."

Basta hojear las famosas droapianas del Doctor Thebussem o la Cronica de los cervantistas de Mainez y compania para hallar en el Ochocientos abundantes paralelos al modo de razonar de Nasarre. Con todo, la "poetica de la antifrasis" culmino en el siglo siguiente, no ya en algunas de las grandes interpretaciones del Quijote, sino en multitud de comentarios menores y minimos; y a ella se aferraron en especial los intentos de dilucidar un hecho estridente descubierto por Hartzenbusch: la dedicatoria del Ingenioso hidalgo es un mero patchwork de un par de textos preliminares al Garcilaso comentado de Fernando de Herrera.

Hace diez anos, me detuve a estudiar las singularidades tipograficas del primer cuaderno de la edicion princeps (compuesto de un unico pliego, con la signatura [parrafo]), tales como los blancos desmesurados, las dos emisiones de la "Tasa" (una impresa en Valladolid por Luis Sanchez y otra, posterior, en Madrid por Juan de la Cuesta) o la ausencia de las obligadas aprobaciones; y conclui que todos los datos coincidian en indicar que en el ultimo momento, a la hora de confeccionar el pliego en la imprenta de Cuesta, se echaron en falta varias de las piezas que en el debian insertarse y hubo que remediarlo dejando un par de paginas con solo unos pocos renglones e improvisando una dedicatoria que supliera la escrita (o proyectada) por Cervantes (Rico, "El primer pliego").

Hasta dar con esa explicacion unitaria de la doble rareza, material y literaria, de todo el pliego, cierto es que el asunto se presentaba escabroso. Puesto que a nadie se le habia pasado por la cabeza la posibilidad de que la pieza no fuera genuinamente cervantina, por fuerza tenia que causar perplejidad la evidencia de que se trata de un zurcido que resultaria ininteligible incluso en un escritor de segunda categoria, aunque solo sea porque fabricarlo conlleva un esfuerzo muy superior al de redactar una docena de lineas analogamente convencionales. (2) Esa consideracion de simple sentido comun podria haber sido suficiente para poner en duda la paternidad del brindis al Duque de Bejar y haber inclinado a negarla. Pero el moderno cervantismo ha erigido en unico metodo textual (y gran mito hermeneutico) la infalibilidad de las ediciones principes. (3) Atado, pues, de pies y manos, ?que sentido podia darle al pastiche? La solucion se hallo de nuevo en la antifrasis.

Por ahi, Vicente Gaos, conspicuo exponente de tal actitud, juzga que si Cervantes copia de las Anotaciones la sarta de encomios al Duque es porque quiere mostrarse "contrario a la adulacion y esceptico acerca del valor de los panegiricos" (3: 15). Por la misma senda, Carrascon percibe una "clara e ironica indicacion del desprecio que Cervantes sentia ya por la alabanza hueca y exorbitada" (174). Etcetera. Pero ?quien tenia que notar el origen de la dedicatoria y entenderlo en clave de desestimacion o desden? …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.