Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

Relacion De Lo Sucedido En la Ciudad De Valladolid, Desde El Felicisimo Nacimiento del Principe Nuestro Senor, Hasta Que Se Acabaron Las Fiestas Y Demostraciones De Alegria Que Por El Se Hicieron

Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

Relacion De Lo Sucedido En la Ciudad De Valladolid, Desde El Felicisimo Nacimiento del Principe Nuestro Senor, Hasta Que Se Acabaron Las Fiestas Y Demostraciones De Alegria Que Por El Se Hicieron

Article excerpt

Dios Nuestro Senor, segun se debe creer, movido de su misericordia infinita, por las continuas y afetuosas suplicaciones destos reinos, la uso con ellos, dandoles heredero y sucesor, y de las muchas y grandes virtudes, verdaderamente reales, de su padre; cuyo nacimiento, que placera a la Divina Majestad, sea tan dichoso como deseado, comenzaron a anunciar como sus precursores algunos pequenos dolores que la reina nuestra senora sintio el Jueves Santo, siete de abril, y habiendo cesado, recibio su majestad el Santisimo Sacramento, y asistio a todos los oficios con que la Iglesia celebra su divina institucion, y al acto del lavatorio, vestuario y comida de los doce pobres, que su majestad ejercito con su acostumbrada piedad y devocion, y despues oyo el Mandato en la capilla real, y se puso a una ventana a ver pasar las procesiones de los deciplinantes, y se volvio a la capilla y oyo el oficio de las Tinieblas. [50]

[1. La reina nuestra senora, que hizo el dia antes de su parto.] (3) El viernes siguiente, que fue el dia de la Cruz, asistio su majestad en los oficios y hechos tan piadosos, y saludables ejercicios. El mesmo dia en la tarde la volvieron los dolores tan vivos, y la comenzaron apretar, de manera que obligaron a dona Catalina de Zuniga y Sandoval, condesa de Lemos, su camarera mayor, a mandar que la comadre, que habia dias que estaba en palacio, viniese al aposento de su majestad, y avisar al rey nuestro senor, al duque de Lerma y al duque de Sesa, mayordomo mayor, para proveer en todo lo que conviniese, el cual luego ordeno que viniesen los medicos. [51]

Este aviso hallo al rey nuestro senor en su capilla, oyendo los maitines desde su balcon, y pareciendo que los dolores apretaban y se acercaba el parto, y que el oficio se acababa, envio a mandar a don Alvaro de Carvajal que se detuviese la capilla hasta que otra cosa se ordenase; y sabiendo que eran acabados, le envio a llamar, y mando que se hiciesen las devociones acostumbradas en tales ocasiones; y comenzando los maitines de la Natividad de Nuestro Senor, al primer noturno, estando en la primera leccion, que serian las nueve y tres cuartos antes de la media noche, algo mas, salio la alegre y tan deseada nueva de que Nuestro Senor habia sido servido de alumbrar a la reina nuestra senora de un principe; [Alumbramiento felicisimo de la reina nuestra senora, del principe nuestro senor.] con que en un momento se comenzo a regocijar el palacio real y el duque de Lerma envio el aviso a todos los grandes, presidentes, y del Consejo de Estado, y otras casas particulares y a los embajadores. Y juzgando todos que Dios por su misericordia hacia tan gran bien y tanta gracia a estos reinos, por los meritos de rey tan pio y cristiano, concurrio tanta gente de todas condiciones, que fue muestra bien cierta del general contento que se recibio; porque cuando llego el aviso, que su majestad queria bajar a la capilla a [52] dar a Dios publicas gracias por esta merced, todo estaba lleno de gente, y la capilla real no ceso en los maitines de la Natividad, y cuando llego al Te Deum Laudamus, paro hasta que llegase el rey.

Estando las guardas en su lugar, y como se ha dicho, el palacio real lleno de gente, bajo el rey acompanado de Victorio Amadeo, principe de Piamonte, y Filiberto Manuel, gran prior de Castilla de la Orden de San Juan, sus sobrinos, y de los grandes, de los del Consejo de Estado y Guerra, de sus mayordomos y caballeros de la Camara, y otros muchos, y fue recibido en la capilla con mucha musica de instrumentos; y habiendose su majestad hincado de rodillas, el coro comenzo el hacimiento de gracias, cantando con gran solenidad el cantico de Te Deum Laudamus.

Entre las personas que habian acudido a palacio, fue don Diego Sarmiento de Acuna, del Consejo de Hacienda y corregidor de [53] Valladolid, y yendo a la iglesia Mayor, llevo la nueva al obispo, que le hallo con sus capitulares, a tiempo que se habian acabado los maitines; y luego se ordeno que en todas las iglesias se hiciese la primera demostracion, y se dieron gracias a Dios; y el estruendo de los repiques y campanas a tal hora, y en dia que la Santa Iglesia celebra el triunfo de la Santisima Cruz, en punto que los oficios funebres en todas partes estaban acabados, y cuando catolicamente se cree que Nuestro Salvador habia bajado a sacar aquellas santas almas que tanto habian aguardado la deseada hora, dio que pensar al pueblo, que aun estaba inorante de la dichosa y felicisima causa; por lo cual, y porque el nacimiento del Catolico y [54] Prudente rey don Felipe II fue el ano de mil y quinientos y veinte y siete, y por haber nacido este hijo al rey nuestro senor don Felipe III, a los veinte y siete anos de su edad, y haber otros veinte y siete que en su serenisima casa, con haber tantos principes della, no ha nacido principe varon, no tendran para que cansarse los astrologos en levantar otras figuras, ni hacer otras consideraciones, pues de estas se puede, justisimamente, augurar que este dichoso nacimiento ha de ser para grandisimo servicio de Dios, exaltacion de su Iglesia y bien de los reinos y estados desta Corona. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.