Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

Don Alvaro Tarfe (Quijote II, Cap. 73), Morisco Ahidalgado

Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

Don Alvaro Tarfe (Quijote II, Cap. 73), Morisco Ahidalgado

Article excerpt

MI PROPOSITO NO ES estudiar el personaje asi llamado que nace y juega un papel importante en el apocrifo Segundo tomo del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1614), sino comentar la replica que introduce Cervantes en el capitulo setenta y dos de su Segunda parte del ingenioso cavallero Don Quijote de la Mancha, aparecida al ano siguiente, resulta obligado tener en cuenta la forma en que por vez primera se presenta al personaje de tal nombre. Ya en el primer capitulo del apocrifo aparece en la plaza de Argamasilla de Alba-- pueblo identificado en el libro como el innominado lugar de la Mancha cervantino--, junto a otros tres caballeros, calificados de "principales" por su atuendo y el sequito que los acompana de criados, pajes y hasta doce lacayos que traen del diestro otros tantos caballos lujosamente enjaezados. El cura, enterado de que se trata de cuatro caballeros granadinos que se dirigen a Zaragoza para participar en unas justas--las que se le escaparon a don Quijote en la Primera Parte--, se encarga de aposentarlos, enviando el que parece mas distinguido a casa del ya curado hidalgo. Mientras se prepara la cena, disfrutando del fresco en el patio, el huesped se identifica como don Alvaro Tarfe, descendiente "del antiguo linaje de los moros Tarfes de Granada, deudos cercanos de sus reyes, y valerosos por sus personas, como se lee en las historias de los reyes de aquel reino, de los Abencerrajes, Cegries, Gomeles y Mazas, que fueron cristianos despues que el catolico rey Fernando gano la insigne ciudad de Granada" (Avellaneda, Don Quijote de la Mancha I, 1, 33). Estas "historias de aquel reino" son una clara alusion a la Historia de los bandos de los Zegries y Abencerrajes (1595), mas conocida por el subtitulo Guerras civiles de Granada, de Gines Perez de Hita. Alli se menciona, bajo la variante Atarfe, a un deudo cercano del rey moro de Granada, y en otro contexto se refiere la muerte de un Tarfe, amigo de los Zegries--es decir del bando antagonista--a manos de un rival, atribuyendole una conducta poco caballerosa (Historia de los bandos de Zegries y Abencerrajes 107 y 47-50, respectivamente).

Volviendo a mi titulo, el termino'ahidalgado' se define en el Diccionario de Autoridades como "el que en su trato y costumbres tiene nobleza, esplendor, bondad y otras calidades, que son propias de los hombres de nacimiento ilustre" y se ilustra con una frase que implica cualidades morales. (1) Pero, en las Guerras civiles de Granada (1595), que formaba parte del repertorio de lecturas comun a la generacion que comprende a Miguel de Cervantes y presumiblemente al mal intencionado escritor que se oculta bajo el seudonimo de Alonso Fernandez de Avellaneda, (2) se habla de los 'ahidalgados' cargos ['oficios' es el termino empleado] que podra ejercer un noble nazari, alcalde de Velez Rubio en el reino de Granada, cuando tome al bautizarse el apellido de su padrino--Avalos en este caso--. El derecho a tener armas, es decir escudo nobiliario, es el privilegio paralelo que se le otorga (Historia de los bandos de Zegries y Abencerrajes 274). (3) Se trata de un caso paradigmatico dentro de unas actuaciones, que de hecho resultaron provisionales, pero a la hora de la conquista afectaban a una colectividad muy concreta, la burguesia del reino moro.

En el contexto del libro, en gran parte fictivo, de Perez de Hita, que se publico poco mas de un siglo despues de que tuvieran lugar los acontecimientos que narra, la conversion a la fe catolica por parte del personaje colectivo que forman los caballeros nazaries resulta la causa inmediata de la rendicion de Granada. La supuesta alevosia de Boabdil, ultimo monarca andalusi conocido como el Rey Chico, contrasta con las virtudes de los caballeros castellanos que sirven a los Reyes Catolicos, y ello mueve, tanto o mas que la leve superioridad en el campo de batalla, a los corteses y valerosos Abencerrajes, capitaneados por el heroico moro Muza, hermano del rey moro, y seguidos de otros clanes caballerescos, a abandonar el servicio de su rey y pasarse al campo contrario, pidiendo el bautismo. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.