Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

«Cuenta del Original» Y Remedios De Cajista En la Princeps del Primer Quijote

Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

«Cuenta del Original» Y Remedios De Cajista En la Princeps del Primer Quijote

Article excerpt

EN UN TRABAJO RECIENTE, (1) concebido como introduccion del actual, sopesabamos las consecuencias textuales de la cuenta del original--requisito sine qua non de la impresion por formas o caras del pliego--en la letra impresa de las tres primeras ediciones de El ingenioso hidalgo salidas de las prensas manuales de Juan de la Cuesta. Aun reconociendo abiertamente la importancia capital del procedimiento, capaz de provocar no pocos retoques espurios en la letra del original de imprenta con tal de acoplarla al espacio tipografico disponible, cuestionabamos entonces su operatividad ecdotica no solo porque los lugares criticos son dificiles de establecer, sino tambien, y fundamentalmente, porque--a nuestro entender--los operarios de la imprenta manual contaban con suficientes <> para reparar las desviaciones en el computo. Deciamos, incluso, que la cuenta del original se practicaba con el suficiente margen, entre tipografico y textual, como para que no afectase necesariamente a los contenidos literales del modelo seguido.

Ahora nos proponemos reforzar aquellos planteamientos evidenciando, precisamente, la infinidad de <> desplegados por los cajistas del taller de Cuesta, a lo largo y ancho de los 43 cuadernos del primer Quijote, para acoplar la version manuscrita a su resultado impreso. Digamos que los contadores de entonces, bien conscientes del amplisimo margen de desviacion inherente a la operacion en si misma, se cubrian las espaldas con estimaciones no demasiado ajustadas, en tanto que los componedores, acaso los mismos y no menos experimentados, salian al paso de cualquier desajuste con multiples estrategias correctoras. Al menos, eso es lo que demuestra palpablemente el desmenuzamiento tipografico de la edicion principe del Quijote de 1605; mejor, la <> y no solo del <>, claro que practicada con toda la minucia y el rigor exigidos por la Bibliografia Material, no esgrimida teoricamente como categoria critica absoluta--segun se esta haciendo actualmente--luego aplicada a un original de imprenta inexistente y a un original impreso sin analizar en la practica.

Veamos, pues, con la principe quijotesca que nos ocupa siempre en la mano, que <> se hicieron, que <> de estimacion se cometieron y, sobre todo, que remedios se aplicaron en la oficina del impresor a la hora de producir artesanalmente el primer Quijote mediante la prensa manual de dos golpes.

El primer Quijote, para empezar, fue fabricado artesanalmente en pleno apogeo de la imprenta manual y, a estas alturas, sabemos bien de la multitud de accidentes tipograficos que padecio hasta alcanzar la luz publica. (2) Tampoco cabe la menor duda sobre la impresion por formas, con la inexcusable cuenta del original previa, a la que fue sometido el modelo manuscrito empleado en el taller. (3) En fin, son igualmente patentes los remedios desplegados por los cajistas para disimular los errores de computo. Sus paginas ofrecen las suficientes irregularidades tipograficas de toda suerte como para dar por sentados inapelablemente todos y cada uno de esos supuestos. Si recordamos las fundamentales: participacion de varios cajistas, recomposicion de algunos pliegos, erratas sin cuento, paginas del rucio de Sancho perdidas, alteraciones en el numero de lineas por plana, abuso de blancos y abreviaturas, adendas para completar formas, supresion de algun epigrafe de capitulo, diferencias entre la Tabla de capitulos y los epigrafes en el texto ... En el primer impreso de nuestra novela--despachado, ya sabemos, con toda prisa--confluyeron cuantas distorsiones son habituales en cualquier libro aureo por causa de su transvase a tipos metalicos. (4)

Sin duda--insistamos--en el momento de contar las porciones de texto manuscrito destinadas a cada uno de los cuadernos, y aun--mas complejo todavia--de estimar los fragmentos que se saltaban para componer cada forma en el orden discontinuo exigido por el formato del libro, (5) hubieron de cometerse numerosas equivocaciones, y no precisamente de detalle sino de mucho bulto en algunas ocasiones. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.