Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

?Lascivas O Esquivas? la Identidad Geografica Y Sexual De Las Yeguas Gallegas En Don Quijote (I, 15)

Academic journal article Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

?Lascivas O Esquivas? la Identidad Geografica Y Sexual De Las Yeguas Gallegas En Don Quijote (I, 15)

Article excerpt

PARA CUALQUIER LECTOR MEDIANAMENTE perceptivo, resulta bastante evidente que el episodio de los yangueses, cuando a Rocinante se le antoja "refocilarse" con una manada de "hacas galicianas" (Don Quijote I, 15; 173-5), funciona a modo de bisagra entre la historia de Grisostomo y Marcela (I, 12-4) y las desventuras amorosas de don Quijote en la venta de Juan Palomeque el Zurdo (I, 16). La inesperada lujuria del rocin prefigura incuestionablemente las torpezas eroticas de don Quijote con su "fermosa senora" Maritornes, y el frustado encuentro entre esta y el libidinoso arriero (I, 16), mientras el mismo episodio presenta, por otra parte, una diafana "demystification of the pastoral ideal" (Cull 46) y un reflejo ridiculizado del'amor no correspondido' entre Grisostomo y la bella pastora de los capitulos anteriores. En ambos casos, el puro deseo animal de Rocinante--sin olvidar los palos que acarrea--implica una clara carnavalizacion y critica del erotismo codificado de las narrativas pastoriles y caballerescas, tal y como lo practican Grisostomo y don Quijote. De todo esto, no caben dudas. (1)

Sin embargo, hay un pequeno detalle en este capitulo que no se ha subrayado lo suficiente: las "senoras facas" (I,15; 174) de Rocinante son de Galicia. En lo que sigue, analizo la construccion de esta identidad regional a base de dos modelos literarios poco estudiados--el de la yegua gallega como mujer esquiva y el de la mujer gallega como moza lasciva-para ver como dichos modelos se conjugan en la figura de la yegua gallega de Don Quijote (I, 15). La simultanea instrumentalizacion de ambos modelos sirve, en ultima instancia, para inscribir en el texto un mecanismo hermeneutico dual, que a un tiempo condiciona y relativiza nuestra interpretacion de Marcela y de Maritornes. Si bien Rocinante carnavaliza el deseo de Grisostomo y don Quijote, tal y como ha reconocido la critica desde hace mucho tiempo, pretendo explorar hasta que punto las yeguas del capitulo 15 a su vez exigen al lector una reconsideracion de sus correspondientes personajes femeninos, a traves de la identidad regional y sexual de las yeguas gallegas. Lo que obliga a considerar la 'haca galiciana' como instrumento de analisis y reflexion sobre otros personajes femeninos en Don Quijote resulta ser no tanto su comun genero ni su comportamiento per se. Mas bien es su fundamental alteridad cultural y geografica, a la vez que sexual,--o sea, precisamente su condicion de gallegas-lo que condiciona su significacion y comportamiento en el texto. Tambaleandose entre una esquiva (Marcela) y una lasciva (Maritornes), las equidas cervantinas del capitulo 15 acaban activando y encarnando algunas de las ideas mas notorias y tipificadas que circulaban sobre las feminas gallegas (humanas y yeguas) en el siglo XVII. Desde tales topoi quisiera acercarme a uno de los episodios mas divertidos y chocarreros de Don Quijote. (2)

Cuando a don Quijote y Sancho se les ofrece la insolita oportunidad de interrogar a Sanson Carrasco sobre el contenido del libro que ellos mismos protagonizan, y que desconocen por completo, una de las primeras preguntas que le propone Sancho es la siguiente: "?entra ahi la aventura de los yangueses, cuando a nuestro buen Rocinante se le antojo pedir cotufas en el golfo?" (II, 3; 707). (3) Se han propuesto varias explicaciones razonables de por que le resulta imposible a Rocinante realizar sus mas intimos deseos con las hacas. En la opinion de Ordonez Vila, "el juicio de Sancho [...] esta basado en el convencimiento, que se ve confirmado, de la incapacidad fisica del rocin" (60). (4) Para Cull, tal incapacidad adquiere un cariz especificamente sexual ("Ambiguity allows us to interpret this is as an ironic comment on Rocinante's potency"), aunque dicho critico concluye que "the more likely meaning refers to the moral restriction imposed on him by his master" (50). (5) Sin embargo, la razon mas sencilla y aparente que nos brinda el mismo texto para explicar la imposibilidad del coito en esta coyuntura es simplemente que las yeguas no tienen ningun interes en las insinuaciones romanticas del rocin y asi recurren a la violencia fisica para defenderse:

   Sucedio, pues, que a Rocinante le vino en deseo refocilarse con las
   senoras facas, y saliendo, asi como las olio, de su natural paso y
   costumbre, sin pedir licencia a su dueno, tomo un trotico algo
   picadillo y se fue a comunicar su necesidad con ellas. … 
Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.