Academic journal article Romance Notes

Las Escritoras del 27 Y Los Cometas

Academic journal article Romance Notes

Las Escritoras del 27 Y Los Cometas

Article excerpt

Hace poco tuve la oportunidad de presenciar la puesta en escena hecha por el Teatro Lliure de la novela 2666 del escritor chileno Roberto Bolano. En la primera parte de la obra, cuatro personajes, todos ellos criticos literarios profesionales, discurren, se interrogan y persiguen sin mucho exito la figura de un enigmatico escritor aleman al que han convertido en objeto de sus devociones, Benno von Archimboldi, de cuya biografia se conocen muy pocos datos. Nadie sabe donde vive, se sospecha que Archimboldi no es su verdadero nombre, y su pista se pierde en el ano 2001, en un viaje que al parecer realiza al norte de Mexico. La vida de estos cuatro criticos queda indisolublemente unida a la de Archimboldi, que es poco menos que un fantasma, una sombra que siempre acaba por escaparse, un ente imposible de alcanzar. Muchos de los que presenciamos esta representacion, que compartiamos con esos cuatro atormentados criticos literarios la pasion por la literatura, no podiamos menos que sentirnos un tanto retratados. Porque perseguir fantasmas, y perseguirlos con autentico denuedo, con vocacion casi policiaca, quizas sea una buena definicion de la critica literaria.

Lo que si puedo asegurar es que de todos los fantasmas que yo personalmente he perseguido a lo largo de mi vida, las escritoras del 27 han sido de los mas amables, de los fantasmas mas entranables y acogedores, de los que mas sabiduria y mas luz le han proporcionado a mi vida.

Es cierto que en ningun caso he llegado hasta ellas de manera directa, que siempre ha mediado entre ellas y yo algun celebre escritor o artista, que lei antes, mucho antes a Alberti que a Maria Teresa Leon. Pero, cuando lei a Maria Teresa Leon, cuando lei su extraordinaria Memoria de la melancolia (1970), la "cola del cometa", como a ella misma le gustaba llamarse aludiendo a la posicion siempre secundaria que habia asumido, al parecer con gusto, tras su matrimonio con Alberti,1 la "cola del cometa"alumbraba a ratos si cabe aun mas que el cometa entero, y su estela me acompanaria ya para siempre.

Leerle algunos cuentos de Rosa-fria, patinadora de la luna (1934) a mi hijo y ver su cara de sorpresa y su ensimismamiento, su esfuerzo por descifrar las imagenes del libro, fue una experiencia deliciosa. Mi hijo enseguida entro en el juego de que aquello que yo le ponia por delante no era un cuento al uso y empezo el tambien a ejercitar sus artes detectivescas.

Otras "colas de cometa", otras "mujeres sombras", como las llama Maria Teresa Leon, brillan hoy con luz propia: "Zenobia Camprubi acaba de recibir el Premio Nobel", escribe Maria Teresa Leon en Memoria de la melancolia (310), cuando se hace eco de la concesion del Nobel a Juan Ramon Jimenez. Y apostilla: "?Y sin Zenobia, hubiera habido premio?". Y desde Zenobia a Maria Lejarraga, escondida detras de un alter ego, por decirlo de una manera elegante, un alter ego que firmaba los ensayos y las obras teatrales que ella escribia y que resulto ser nada menos que su marido, Gregorio Martinez Sierra.

Pero a Maria Teresa Leon llegue ademas a traves de Miguel de Cervantes y de Gustavo Adolfo Becquer. Mientras preparaba un ensayo sobre Las mujeres del Quijote,2 la biografia novelada de Cervantes, escrita por Maria Teresa Leon en 1978, y publicada recientemente con el hermoso titulo de Cervantes, el soldado que nos enseno a hablar, me sorprendio y me cautivo sobremanera. Y lo mismo me sucedio hace apenas unos meses, mientras me afanaba en un estudio sobre las mujeres de las Rimas de Becquer, con otra biografia tambien novelada del poeta sevillano, El gran amor de Gustavo Adolfo Becquer (una vida pobre y apasionada) (1946), cuyo origen hay que buscar en un guion cinematografico previo sobre la vida del poeta que llego a rodarse en Mexico bajo las ordenes de Alberto de Zavalia.

Y aun hay mas. La biografia novelada de Jimena, la esposa del Cid, me devolvio a una Maria Teresa Leon, "gran senora de todos los deberes", como la misma Jimena, y me condujo hacia otra mujer, Maria Goyri, tia de Maria Teresa y esposa de Ramon Menendez Pidal, extraordinaria filologa ella misma, bajo cuyo magisterio la joven Maria Teresa se habria aproximado por primera vez a la literatura medieval espanola y habria tomado contacto con la Institucion Libre de Ensenanza, y sobre todo con empresas amparadas por mujeres institucionistas: la Residencia de Senoritas y el Lyceum Club. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.