Academic journal article Romance Notes

Las Soldaderas De Elena Poniatowska: Estampas Femeninas De la Revolucion

Academic journal article Romance Notes

Las Soldaderas De Elena Poniatowska: Estampas Femeninas De la Revolucion

Article excerpt

ELENA Poniatowska deja bien claro en Las soldaderas que sin ellas "no hay Revolution Mexicana: ellas la mantuvieron viva y fecunda, como la tierra" (14). Es por ello que las veintinueve paginas que componen este libro de dificil clasificacion representan un homenaje a las "adelitas," a las "vivanderas, comideras, galletas de capitan, soldaderas, chimiscoleras, soldadas, juanas, cucarachas, arguenderas, mitoteras, busconas, hurgamanderas [...] pelonas, guachas" (22). Es decir, un homenaje a las mujeres que de forma mas o menos anonima participaron en la Revolution pero que en muy contadas ocasiones fueron el objeto de estudio de "los historiadores, los enciclopedistas, los academicos, los guardianes de la cultura oficial y de la memoria publica," puesto que "los actos y las obras de las mujeres han pasado raramente a los anales" (Montero 19). Como se sabe, esta constante global adquiere un tinte local en la sociedad mexicana, donde la pretendida inferioridad de la mujer es institucionalizada por medio de la religion, la educacion y la tradicion, y en donde la escritura de las mujeres se convierte en un medio para transgredir codigos sociales imperantes (De Valdes 29-32).

Tal vez lo mas sobresaliente de este libro-homenaje es que en el Poniatowska rescata los nombres de mujeres mexicanas que sirvieron como militares en la Revolucion. Entre sus paginas encontramos, por ejemplo, a Rosa Bobadilla y Maria Esperanza Chavira, ambas coronelas zapatistas, a la villista Carmen Parra, alias la Coronela Alanis, a Clara de la Rocha, "comandante de guerrilla" (16), o a Carmen Velez (la Generala) quien comando a mas de trescientos hombres en Tlaxcala (16). Por las paginas de Las soldaderas deambulan Catalina Zapata Munoz, "capitan primero zapatista," y Angela Gomez Saldana, "agen te confidencial de Zapata" (16). Junto a ellas estan igualmente Petra Herrera, travestida en un principio como Pedro Herrera, a quien "[l]a historia convencional no menciona [porque] Villa nunca le dio su lugar a mujer alguna y oculto el papel de Petra Herrera en la toma de Torreon" (17) y Maria Quinteras, "la vieja de la suerte," quien tuvo a su esposo "como capitan bajo su mando y ella nunca le pago" (17). Quinteras misma "se nego a recibir pago alguno de Pancho Villa [...] que menospreciaba a las mujeres," lo que le merecio el respeto del Centauro del Norte (17).

Entre los nombres rescatados por Poniatowska encontramos el de la coronela Carmen Amelia Robles, "mas plana que una tabla [...] Si con la mano derecha disparaba, con la izquierda sostenia el cigarro" (15), y el de Petra Ruiz, travestida como "Pedro Ruiz" y "mas certera que un torpedo," quien gano la pelea por violar a una jovencita secuestrada a la que dejo partir (16). Junto a la mujer que al menos logro trascender la Revolucion con nombre y apellido, aunque no con reconocimiento, Poniatowska rescata a la mujer anonima que sirvio como "senora comidera" (17), "recogio lena," "acarreo agua e hizo tortillas," dio el pecho al hijo hambriento, tuvo que "disfrazarse de hombre[s], encerrarse a piedra y lodo, o de plano seguir a sus padres y refugiarse en las montanas para evitar la violacion y el secuestro" (15). Por medio de estos perfiles, Las soldaderas se impone como un reconocimiento a la mujer robada y violada, a la que no le quedo mas remedio que meterse a soldada y, una vez en el ejercito, salvo en contadas ocasiones, nunca fue nombrada con un alto cargo. Se trata de un tributo a las soldaderas de las que, "[s]i no fuera por las fotografias de Agustin Casasola, Jorge Guerra y los kilometros de peliculas de Salvador Toscano, nada sabriamos [...] porque la historia no solo no les hace justicia sino que las denigra" (21).

Lo que me interesa senalar es que con este libro Poniatowska resarce el dano causado por la historia oficial no solo rescatando a las mujeres anonimas sino a otras que, como Adela Velarde Perez, se convierten en mitos que inspiraron corridos como la Adelita, la Valentina o la Cucaracha. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.