Academic journal article Bulletin of Hispanic Studies

Juan García De Vinuesa Y ÁLvar Ruiz De Toro, Poetas del Cancionero De Baena1

Academic journal article Bulletin of Hispanic Studies

Juan García De Vinuesa Y ÁLvar Ruiz De Toro, Poetas del Cancionero De Baena1

Article excerpt

Como para tantos otros poetas cuatrocentistas, de Juan García de Vinuesa apenas han llegado datos biográficos. Con todo, es posible trazar un perfil que lo sitúa como alguien próximo al entorno cortesano de los Trastámara en un dilatado período comprendido entre fines del siglo XIV y mediados del XV. Como fecha inicial de su actividad oficial en la corte se documenta su nombramiento como recaudador de Enrique III en 1390,2 en tanto que, para situar su óbito, está documentado el ascenso de Alfonso Pérez de Vivero al cargo de escribano mayor de Mestas y Cañadas en agosto de 1441, por fallecimiento, precisamente, de Juan García de Vinuesa, anterior titular del cargo (Cañas Gálvez 2012: 156, 353, 422).

Si sus primeros servicios en la corte lo presentan como recaudador de Enrique III, también Juan García de Vinuesa permanece en puestos relevantes una vez fallecido el monarca. Hay documentación que permite situarlo ejerciendo ya el cargo de escribano mayor de las Mestas y Cañadas en julio de 1416, a las órdenes de Gómez Carrillo, hombre de la máxima confianza de la reina Catalina, quien lo había puesto como ayo de Juan II durante su minoría, prueba de su influencia en la corte (Pérez de Guzmán 1779: 24), y que se mantuvo como alcalde mayor de las Mestas y Cañadas hasta 1417, en que le sucedió un nieto suyo, de igual nombre.3

En cualquier caso, y por lo que respecta a los oficiales relacionados con la Mesta, es preciso señalar que la Corona controlaba los nombramientos, la concesión de privilegios e incluso la percepción del servicio y montazgo. Además, tampoco se puede obviar que estos oficiales se convirtieron en una ayuda muy eficaz para la monarquía al desempeñar funciones de vigilancia y policía (González Sánchez 2010: 1644-59). Un cargo, sin duda, de confianza, para el que Juan García de Vinuesa estaría capacitado por linaje, pues parece demostrado que los Vinuesa contaron con una dilatada vinculación con la ganadería trashumante (Diago Hernando 1993a: 144-45).

Originarios de la aldea soriana de Gallinero, donde aparece asentado un Juan García de Vinuesa, escribano mayor de Mestas y Cañadas, todavía en 1428 (De Luis López 1993: 156-58), que con certeza se trata de nuestro poeta, los miembros de la familia Vinuesa llegaron a alcanzar cierta posición privilegiada, lo que facilitó el ascenso social del linaje en sucesivas generaciones, gracias, precisamente, a la gestión de su actividad ligada a la tierra, al ganado trashumante y a la recaudación de rentas para la monarquía. Este hecho llevó aparejada su incorporación a la oligarquía castellana y, de aquí, su promoción en la corte (Diago Hernando 1993b: 451-95). Hay constancia documental de que en 1447 Pedro García de Vinuesa funda un mayorazgo a favor de su hijo Juan García de Vinuesa,4 que, por la fecha, probablemente fue el nieto de nuestro poeta, siguiendo la costumbre de dilatada tradición en la Edad Media consistente en asignar a los hijos, especialmente al primogénito, el nombre y apellido del abuelo paterno (Sánchez Saus 1989: 42-43; Montero Tejada 1996: 26), reforzando el ascenso de la familia y 'sentando así las bases para que a mediados del siglo XVI el regidor Juan de Vinuesa, primer miembro de la familia que se incorporó al grupo oligárquico soriano, llegase a reunir una de las mayores fortunas de Soria y su Tierra' (Diago Hernando 2004: 1059-60).

Pero, ya al margen de estos datos que nos hablan de un oficial con cierta proximidad al entorno real, tanto de Enrique III como de su hijo Juan II desde su minoría, la tarea literaria de Juan García de Vinuesa queda limitada, a juzgar por la información que nos proporciona Dutton (1990-91), a un número reducido de textos: cinco,5 organizados en dos contiendas poéticas con Juan Alfonso de Baena, una encadenada a la otra, para las que PN1 es el único testimonio.

La primera de estas dos series dialogadas, siguiendo el orden en que aparecen en el manuscrito, parte a iniciativa de Juan García de Vinuesa, y, además de la recuesta inicial, recoge dos réplicas suyas. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.