Academic journal article Bulletin of Hispanic Studies

De El Gran Faroni a Juegos De la Edad Tardía: Claves Para la Estética De Luis Landero

Academic journal article Bulletin of Hispanic Studies

De El Gran Faroni a Juegos De la Edad Tardía: Claves Para la Estética De Luis Landero

Article excerpt

Introducción y descripción del original

Críticos y lectores se preguntan a menudo acerca del método de trabajo de los novelistas, que siempre se ha visto envuelto en el halo de misterio casi religioso que rodea a la creación literaria. Algunos escritores se inclinan por la espontaneidad y aseguran que el relato se va haciendo en el camino, otros declaran no ponerse a escribir hasta tener dibujada la obra en su mente, otros parten de un plan previo y se preparan para encarar la sorpresa. Luis Landero trabaja sus textos con la dedicación artesanal de quien considera que ser escritor es un sacerdocio al que debe dedicarse con devoción cada día de su vida. Tras haber diseñado un cuidadoso plan de la obra, que se plasma en cuadernos, papeles y textos variados, escribe sus primeros originales con pluma, en tinta negra, corrige a lápiz, después con bolígrafo azul, más tarde rojo y por último verde. Sólo cuando ha alcanzado una versión que le complace vuelca lo creado en el ordenador.

El gran Faroni ('Faroni') constituye un documento de gran valor, hasta ahora desconocido por la crítica y los lectores. Se trata de la versión previa de Juegos de la edad tardía ('Juegos'), en una forma ya casi definitiva, impresa desde archivos informáticos ya perdidos, puesto que fueron escritos en un ordenador que carecía de disco duro y permanecieron en discos de 5¼", incapaces de retener la información durante tantos años. Por un lado, esas últimas correcciones nos muestran cuál era la finalidad de su creación artística: qué quería decir el autor, qué consideraba sobrante, hasta dónde aspiraba a llegar en la deformación caricaturesca, en el humor, en la acidez de la crítica, en la fantasía, en la configuración del carácter de los personajes. Por otro lado, los fragmentos suprimidos nos aportan información acerca de detalles que no quedan recogidos en la versión final y que enriquecen nuestra visión de la historia, de sus protagonistas y del universo narrativo de Luis Landero.

Cuando Landero publica Juegos es un perfecto desconocido de 41 años. Frente a otras obras, de las que conserva grandes carpetas atestadas de folios apretados con todas las versiones intermedias, o cajones repletos de borradores garabateados en los papeles más variados, en el caso de Juegos se deshizo de casi todo el material previo. Ignoraba, lógicamente, que el tiempo convertiría la obra en un clásico y sus recortes en tesoros.

No obstante, sabemos, por su testimonio, que existieron otras dos versiones previas con variantes muy significativas: fueron escritas en primera persona. La primera parte de la obra, que corresponde a los cinco primeros capítulos de Juegos, resultaba casi irrelevante y apenas ocupaba unos cuantos folios: sorprendente cuando se considera que estos capítulos constituyen el espacio textual, fundamental en la versión definitiva, en el que se nos presentan los sueños juveniles y las expectativas de Gregorio, en el que se define el afán y en el que Gregorio descubre el amor y la poesía:

La primera parte tenía siete u ocho folios en las dos primeras versiones. Comprendí: si no cuento bien todos sus sueños y su carácter romántico, ni se va a ver su fracaso, ni luego, cuando intente recuperar sus sueños, pero ya desde la impostura, el lector va a tener información suficiente. Pensé: es fundamental su adolescencia. [...] En esas siete u ocho páginas estaba contado todo de un modo vago, muy general. Eso no funcionaba. Había que contarlo por menudo. (Ruiz de Aguirre 2014)

Faroni consta de 360 páginas tamaño DIN A4 impresas por una cara. En la primera figura el título y el nombre del autor con sus dos apellidos en la parte inferior derecha. En la parte superior derecha, manuscrita, figura una anotación: 'pag. 269, Gil'. Se refiere a que, en la página 269, es preciso sustituir, en un diálogo, el nombre de Gregorio, deslizado por errata, en lugar del de Gil. Curiosamente, dicho cambio no aparece en la versión impresa de Juegos, en cuya página 273 se reitera el error. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.