Academic journal article Afro - Hispanic Review

¡Sara Es Mucha Sara! 1

Academic journal article Afro - Hispanic Review

¡Sara Es Mucha Sara! 1

Article excerpt

Acasi cuarenta años de su muerte,2 Sara Gómez sigue siendo "mucha Sara". Durante su corta vida profesional en el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográfica (1961-1974), la cineasta cubana realizó dieciocho documentales y un largometraje que dejó sin terminar a causa de su inesperada muerte. Poco se sabe por línea directa de esta mujer negra, centrohabanera, cineasta y mucho más, que se sitúa a la vanguardia del séptimo arte en la Cuba de los años sesenta, y principio de los setenta. De hecho, solo contamos con una entrevista a Sara Gómez. El resto de la información con la que se ha reconstruido o representado su imagen emana del testimonio, de los relatos biográficos de aquellos que la conocieron en vida-familia, amigos, colegas-y del estudio crítico de su obra, sobre todo del largometraje De cierta manera, 1974.

La entrevista que sigue, se suma a esa lista de relatos y reflexiones sobre Sara Gómez. En este caso, la información recogida en el texto que sigue proviene de otra intelectual y creadora negra. Me refiero a la recién fallecida Inés María Martiatu,3 su amiga y compañera de andanzas y aventuras durante la adolescencia, y colega laboral primero en la Revista Mella, y luego en el ICAI, y cuyo testimonio, por ende, representa una fuente viva, un relato pensante y crítico no solo sobre Sara Gómez, sino también sobre toda una época que a ambas les tocó vivir, disfrutar, y sufrir.

Por mi parte, también tuve la suerte de conocer a Sara Gómez en la intimidad de Cerrada del Paseo. Yo era una niña y ella vivía a pocas puertas de mi casa. Vivía, lo recuerdo, en una casa antigua de fachada estrecha y puerta grande, una de esas casa típicas de Centro Habana que se alargan oscura e interminablemente hacia el fondo, cual salvaguardando el secreto de su cotidianidad. Como es lógico, muchos de mis recuerdos del barrio y de su gente se han desdibujado con el tiempo y la distancia. No obstante, para mí, Sara Gómez sigue siendo Sarita, una de las tres muchachas con más swin de Cerrada del Paseo-nombre que alardea ese largo callejón suspendido entre las calles de Zanja y Salud en Centro Habana. Irónico nombre, por cierto, para una calle que alimentó una vida breve pero, ¡tan abierta e inquisitiva como la de Sarita!

Inés María Martiatu ("Lalita") también formó parte implícita del entorno de mi infancia, no obstante no nos conocimos hasta despuntar el siglo (el XXI, por supuesto), y desde entonces siempre me impresionó su disposición y capacidad de conversación, y rememoración. Por ese entonces, comenzaba yo una investigación sobre Manuel Granados (un personaje que formó parte de la primera generación de escritores negros de la Revolución), y en Lalita encontré una fuente viva de información y reflexión en un momento en que pocos, valga recordar, estaban dispuestos a compartir sobre estos temas en franco diálogo. Corría el año 2000 y- aún cuando la temática racial comenzaba a discutirse en pequeños círculos de la oficialidad intelectual radicada en La Habana-la crítica abierta sobre la problemática racial en Cuba, o sobre la represión social de estado durante la década de los sesenta y comienzo de los setentas, aún se consideraban-mucho más que hoy -"temas delicados." No así para Lalita, que en medio de "la batalla de ideas", y cual tejedora experta de recuerdos y crónicas de La Habana negra y profunda, rompe el cerco contra el conveniente olvido . . . y comienza la descarga.

Once años más tarde (2011), estos temas están de moda y, suponemos, que al menos discursivamente, han dejado de ser tabú. Tanto académicos como funcionarios de estado discuten abiertamente sobre ellos, confiados tal vez en el poder exorcizante de la palabra. Mientras tanto, la pauperización económica y social de la población negra en Cuba (y de la población en general) se agudiza cada día más, mientras que por otro lado (del que no se habla) aumentan las fortunas y con ellas la división de clases, a pesar de las palabras.

Aprovecho una visita de Lalita a Estados Unidos, con motivo de la presentación de su libro Sobre las olas y otros cuentos (2009), y le extiendo una invitación a la Universidad de California Santa Cruz. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.