Academic journal article Cuban Studies

Hacia Una Nueva Visión De la Planifi Cación En Cuba

Academic journal article Cuban Studies

Hacia Una Nueva Visión De la Planifi Cación En Cuba

Article excerpt

La sociedad cubana está enfrascada probablemente en uno de los procesos más complejos y definitorios para su propia existencia de las últimas cinco décadas. Se aproximan a su nivel crítico un grupo de factores múltiples que han constituido durante mucho tiempo el cuerpo mismo del proyecto cubano: la institucionalidad que caracteriza el modelo de socialismo practicado se muestra disfuncional en diversos ámbitos, e incluso incapaz de garantizar algunos de los principios básicos que propugna; concepciones y procederes, más allá de las circunstancias, se erigen visiblemente como tozudos obstáculos para el desarrollo de las fuerzas productivas; las fuertes tensiones macroeconómicas acumuladas por más de dos décadas y la débil integralidad en el diseño de políticas impactan de forma lacerante en la cohesión social; la alta dependencia externa de la economía encuentra asideros muy frágiles, dada la convulsa configuración geopolítica regional y ante la inamovilidad del cerco económico de Estados Unidos; pareciera inminente, por razones biológicas, la sustitución en el ejercicio del gobierno de la generación de líderes que fundaron y acometieron la etapa de la Revolución en el poder.

En este contexto se ha emprendido un abarcador proceso de cambio social, que comenzó a enviar mensajes claros en 2007 a partir de la asunción interina de la presidencia por el General de Ejército Raúl Castro,1 pero que adoptó un carácter explícito y ejecutivo a partir del amplio debate popular y los acuerdos derivados Congreso de abril de 2011.2

En esta etapa inicial la problemática de lo económico se muestra como elemento central, como hilo conductor del cambio, al disponer los primeros esfuerzos hacia la modificación de las reglas de juego que han funcionado en la economía y por extensión en la sociedad toda. Estas nuevas reglas, que inducen a una reconfiguración del sistema de actores y sus interacciones, son contentivas de una visión específica (consensuada hasta cierto punto) sobre cómo superar el modelo anquilosado previo.3

A partir de analizar los derroteros actuales así como la ebullición emergente en diversos sectores de la sociedad, se puede sostener la hipótesis de que, en un horizonte temporal de no más de diez años, asistiremos en Cuba a una economía con mercados funcionando en relativa plenitud, con una relativamente amplia participación de un sector privado doméstico y foráneo, pero con tres elementos distintivos esenciales.

Primero, a pesar de que se reforzarían las relaciones horizontales entre todos los agentes económicos (estatales o no) para avanzar en la construcción de mercados y reducir los espacios de asignación directiva centralizada de recursos, y que se potenciará una estructura de propiedad mucho más heterogénea, con una presencia extendida de actividades privadas y cooperativas, domésticas y foráneas, todo ello es factible aun conservando la hegemonía de la forma de propiedad estatal, de modo que se garantice la condición mínima para el aprovechamiento social -y no privado- del proceso de acumulación.

Segundo, el Estado redefiniría sus mecanismos de intervención, para acotar o conducir estos mercados por una senda de progreso deseablemente coherente con las esencias históricas de consenso presentes en el proyecto cubano.4

De ello se desprende la necesidad de edificar una nueva noción de planificación, si se quiere que continúe desempeñando un papel rector ante las nuevas condiciones, que demanda no un simple perfeccionamiento del proceso actual sino una reconfiguración general de sus bases epistemológicas. La impostergable liberación de dosis imprescindibles de laissez-faire para todos los agentes económicos, combinado con la aprehensión de nuevos métodos de intervención y conducción indirectos, se instalan como dos grandes retos para los planificadores en Cuba.

De esta forma, aunque no se presente como un objetivo, constituye prácticamente un hecho que el proceso de transformaciones económicas en marcha debatirá en los próximos años con más fuerza acerca del papel del mercado en la asignación de recursos en la economía. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.