Academic journal article International Journal of Psychology and Psychological Therapy

Flexibilidad Psicológica Y Autoabandono del Tabaco

Academic journal article International Journal of Psychology and Psychological Therapy

Flexibilidad Psicológica Y Autoabandono del Tabaco

Article excerpt

Las consecuencias para la salud de fumar y los beneficios del abandono están extensa y perfectamente documentadas, y son ampliamente conocidas por los profesionales de la salud y el público en general, incluyendo los fumadores, (p.ej., Bjartveit y Tverdal, 2009; Critchley y Capewell, 2003; DHHS, 1990; Doll, Peto, Wheatley, Gray y Sutherland, 1994; Keil, Liese, Hense, et al., 1998; Office on Smoking and Health, 2004; Willett, Green, Stampfer, et al., 1987). Con todo, un amplio porcentaje de la población continúa fumando en la mayoría de los países occidentales, a pesar de los esfuerzos legislativos, preventivos y de ayuda incentivada al abandono. Incluso, se registran importantes porcentajes de fumadores que continúan fumando tras un diagnóstico grave directamente relacionado con el tabaquismo (p.e. ver Barth, Critchley y Bengel, 2006, para el caso de trastornos coronarios).

Existe abundante bibliografía que demuestra tanto a nivel teórico como empírico la aparente paradoja del tratamiento del tabaquismo, que presenta unas tasas de éxito en el abandono extraordinariamente bajas, habiéndose probado cientos de tratamientos específicos organizados en campos que comprenden desde el simple abandono por sí mismo hasta sofisticados programas que incluyen intervenciones de corte farmacológico y/o psicológico o incontables mezclas de todo tipo (p.e., Hughes, Stead y Lancaster, 2014; Roales-Nieto, 1998, 2003; Roales-Nieto y Calero, 1994; Schwartz, 1987; Thomsen, Villebro y Moller, 2014; White, Rampes, Liu, Stead y Campbell, 2014).

Sin necesidad de acudir a populares planteamientos aparentemente explicativos, al igual que sucede en toda toma de decisiones, en el proceso de abandono del tabaco cabe distinguir varias fases de las cuales son especialmente importantes, en cuanto que inician el proceso y pueden determinar el resultado, el planteamiento de abandono (por razones como consejo médico, reflexión personal ante la información disponible, aparición de sintomatología, demanda de seres queridos, presión social, etc.) y la decisión sobre cómo hacerlo. En este último caso, los fumadores pueden dividirse en dos grandes grupos que toman decisiones básicamente diferentes en cuanto al modo de gestionar el intento de abandono (probablemente en respuesta a la pregunta básica: "¿me veo capaz de lograrlo por mi mismo o busco ayuda?"). Por un lado, están quienes deciden intentar el abandono por sí mismos sin acudir en busca de ayuda profesional salvo, en todo caso, para alguna orientación o consejo, y por otro quienes toman la decisión de solicitar ayuda para el abandono y someterse a un tratamiento dirigido por un profesional. Ambas posibilidades suponen campos de actuación e investigación confluyentes porque el abandono del tabaco debe tomarse como un proceso dinámico y sujeto a cambios, pero también presentan peculiaridades que deben ser consideradas como enfrentadas aunque mantengan cierta transversalidad (p.e., Ferguson, Shiffman, Gitchell, Sembower y West, 2009; Larabie, 2005; Peters y Hughes, 2009; Roales-Nieto, 1994; Zhu, Melcer, Sun, Rosbook y Pierce, 2000).

De las dos opciones, ha sido y continúa siendo ampliamente estudiada la búsqueda de ayuda profesional en forma de cualquiera de los numerosos tratamientos estandarizados de índole psicológica, médico-farmacológica o combinada, o de cualquiera de los también numerosos tratamientos "alternativos". Son muy numerosos los estudios centrados en la eficacia de las más de 200 diferentes formas de tratamiento del tabaquismo desarrolladas desde los años 60 del pasado siglo hasta nuestros días (Roales-Nieto, 1992a, 1998; Roales- Nieto y Calero, 1994), y en estos momentos existen datos, relativamente precisos, que indican la limitada eficacia de la mayoría de los tratamientos con destacados resultados para ciertos tratamientos farmacológicos en combinación con tratamientos psicológicos, y para algunos tratamientos psicológicos (p.e., Stead, Perera, Bullen, Mant y Lancaster, 2008). …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.