Academic journal article Bulletin of Hispanic Studies

Nuevo Mundo Y Conquista De Francisco De Terrazas Y la Tradición Virgiliana

Academic journal article Bulletin of Hispanic Studies

Nuevo Mundo Y Conquista De Francisco De Terrazas Y la Tradición Virgiliana

Article excerpt

Francisco de Terrazas

Poco se sabe de Francisco de Terrazas,2 cuya obra se conserva sólo de forma fragmentaria.3 Considerado el primer poeta mexicano, vivió alrededor de los años 1540 y 1580, aunque no se conocen las fechas exactas.4 Lo que sí parece seguro es que era el hijo mayor de uno de los conquistadores que acompañaron a Hernán Cortés en calidad de mayordomo, también llamado Francisco de Terrazas.5

Podríamos decir que Terrazas es uno de esos poetas 'invisibles' que han pasado a la historia sin pena ni gloria, y no porque su talento fuera menor, sino más bien porque no publicó nada en vida, y ni siquiera tuvo tiempo de terminar su poema épico Nuevo Mundo y Conquista, que es el que nos ocupará. Sin embargo, en 1585 Cervantes lo cita como uno de los poetas ilustres americanos, en las octavas 66-67 del 'Canto de Calíope' con que termina La Galatea.6

Dorantes de Carranza, de quien nos ocuparemos más adelante, lo llamó ya en 1604 'excelentísimo poeta toscano, latino y castellano', y recogió también las alabanzas que le dedican tanto unos versos de su amigo Arrázola como su epitafio escrito por Alonso Pérez.7 Todo ello es indicio de que su obra era muy conocida tanto en México como en España, como dice Cervantes, aunque fuera sólo en su forma manuscrita. Se ha supuesto que tal conocimiento podía deberse a que viajó a la península (véase Oviedo, 1995: 152-54), pero tal vez sólo fuera conocida su obra a través de los cinco sonetos que publicó en 1577 en el cancionero Flores de baria poesía,8 que circuló por España por esas mismas fechas.9 Se trata este cancionero de una antología recopilada en México probablemente por Juan de la Cueva, que vivió allí desde 1574 y pudo llevar consigo la obra de Herrera, pues se conocían por frecuentar ambos las reuniones de la escuela sevillana que se celebraban en el palacio de Gelves desde 1559.10 Además es significativo que en el cancionero aparezcan publicadas composiciones de los que frecuentaban este círculo literario (Baltasar del Alcázar, Juan de Mal Lara, Herrera, Juan de la Cueva), y que también lo haga Terrazas, lo que indica que Juan de la Cueva fue el nexo entre ambos poetas (así Amor y Vázquez 1962: 412-13).

Por lo que puede deducirse de la parte lírica de su obra conservada11 (que son apenas diez sonetos -cinco de ellos hallados sólo en nuestro siglo en diversos manuscritos-, una epístola amorosa en tercetos, y diez décimas12), fue seguidor de Gutierre de Cetina, y de la escuela sevillana con Fernando de Herrera a la cabeza.13 Se aprecia claramente en él la influencia petrarquista entonces en boga, trufada de recuerdos de precedentes castellanos como Garcilaso de la Vega,14 que pudo muy bien venirle por su participación en el ambiente literario que dio lugar a la publicación de Flores de baria poesía, sin duda.15 Con todo, su producción lírica ha sido la parte más estudiada por buena parte de la crítica, pues se aprecia en ella una buena dosis de originalidad respecto a los cánones de su época (así, Toscano 1947: 48-49).16

Nuevo Mundo y Conquista

Parece ser que Terrazas no concluyó su poema sobre la conquista de México protagonizada por Hernán Cortés, por lo que nunca fue publicado.17 Los pocos fragmentos conservados los debemos a Baltasar Dorantes de Carranza, otro ilustre criollo, que los fue intercalando en su Sumaria Relación de las cosas de la Nueva España, en 1604.18 Se trata esta obra de un manuscrito, redescubierto y publicado sólo en 1902, que recoge las hazañas de algunos conquistadores y de sus descendencias, con objeto de presentarlas ante el virrey, el Marqués de Montesclaros, y conseguir ayudas pecuniarias para sus herederos. De Terrazas no da apenas información porque para la fecha en que fue escrita la Relación ya había muerto, y los muertos no tenían nada más que pretender de la generosidad del virrey. Sin embargo, recoge pasajes bastante largos de su poema, de ahí su importancia fundamental.

Se trata de una serie de pasajes de diferente longitud, casi todos en octavas reales, que en su mayoría pertenecen a Nuevo Mundo y Conquista. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.