Academic journal article International Journal of Psychology and Psychological Therapy

Modelo Texas Christian University Para Evaluación Y Tratamiento De Trastornos Por USO De Sustancias

Academic journal article International Journal of Psychology and Psychological Therapy

Modelo Texas Christian University Para Evaluación Y Tratamiento De Trastornos Por USO De Sustancias

Article excerpt

La investigación naturalista acerca de los resultados de los distintos tipos de tratamiento para los trastornos por uso de sustancias (TUS) ha mostrado consistentemente que los tratamientos tienen efectos positivos en la reducción del consumo de sustancias y conductas asociadas al consumo (Gossop, Marsden, Stewart y Rolfe, 1999; Hubbard, Craddock y Anderson, 2003; Moos, 2003; Simpson y Sells, 1982; Teesson, Mills, Ross, Darke, Williamson y Havard, 2008). Una parte sustancial de esta literatura corresponde a los estudios de tratamiento a nivel nacional llevados a cabo en Estados Unidos por el Institute of Behavioral Research (IBR) de la Texas Christian University (TCU): el Drug Abuse Reporting Program (DARP; Simpson y Sells, 1982), realizado a principios de los años 70; el Treatment Outcome Prospective Study (TOPS; Joe, Simpson y Sells, 1994), en los 80; y el Drug Abuse Treatment Outcome Studies (DATOS; Flynn, Craddock, Hubbard, Anderson y Etheridge, 1997), en los 90. En conjunto, estos tres estudios evaluaron más de 65.000 usuarios ingresados en 272 programas de tratamiento, lo que constituye uno de los esfuerzos más ambiciosos por investigar las características de los usuarios atendidos en programas de tratamiento de drogas, así como el resultado de dichos programas (Simpson, 2004; Simpson, Joe, Dansereau y Flynn, 2010).

Junto con establecer de manera convincente que el tratamiento para los TUS funciona, los estudios DARF·, TOPS y DATOS infromaron que, a diferencia de lo que ocurre comúnmente en psicoterapia (en que se informa una curva negativamente acelerada de mejoría con cada nueva sesión), los efectos positivos del tratamiento de drogas comienzan a observarse únicamente después de pasado un "umbral" de permanencia en el programa (tres meses para los programas residenciales y ambulatorios basados en la abstinencia, y un año para los programas de mantenimiento con entrega de metadona). Es decir, los usuarios que abandonan el tratamiento previo a que se cumpla el respectivo umbral de retención, no experimentan beneficio alguno por su participación en el tratamiento (Simpson, 1981; 2004; Simpson, Joe, Broome et alii, 1997; Simpson, Joe y Brown, 1997).

Este sorprendente hallazgo, que constituye uno de los fenómenos más consistentes en la literatura sobre tratamiento de los TUS (Vergara Moragues, González Saiz, Lozano, y Verdejo García, 2013), motivó el diseño de un programa de investigación destinado a comprender con mayor profundidad los procesos que ocurren durante el tratamiento. En otras palabras, se esperaba abrir la "caja negra" de los tratamientos, que hasta el comienzo de los años 90 permanecía como una incógnita (Simpson, 2001; Simpson et alii, 2010).

Fruto de este trabajo surgió el Modelo TCU, que incluye una conceptuación del proceso de tratamiento, así como instrumentos de evaluación e intervenciones específicas para cada etapa (material disponible en la página web http://ibr.tcu.edu). La presente revisión se propone revisar críticamente la literatura relativa al Modelo TCU, para acercar estos desarrollos a los investigadores y profesionales de habla hispana dedicados al tratamiento de los TUS. Por otra parte, pese a que el Modelo TCU ha dado lugar a un amplio número de estudios, y a que diversos aspectos del Modelo han sido adoptados en otros países (e.g., Campbell, Finch, Brotchie y Davis, 2007), de acuerdo a nuestro examen de la literatura no existe, a la fecha, una revisión del Modelo desarrollada por autores independientes, de modo que la presente revisión viene a llenar un vacío importante en la literatura.

Modelo TCU

Producto de las interrogantes derivadas de la investigación sobre resultados del tratamiento, el Modelo TCU se enfocó inicialmente en detallar la cadena de eventos que ocurren durante el tratamiento, y que se traducen finalmente en una disminución del consumo postratamiento. Una serie de estudios preliminares permitieron identificar cuatro constructos fundamentales en el proceso de tratamiento: participación en el programa, que se evalúa a través del porcentaje de sesiones a las que el usuario asistió, así como una evaluación de su "involucramiento psicológico" (particularmente útil en casos de tratamiento por orden judicial y evaluación de programas residenciales); relación terapéutica, que se evalúa a través de escalas de alianza terapéutica y, en menor medida, escalas de satisfacción usuaria; cambio conductual, que se evalúa a través de escalas de auto-informe del consumo, así como test de orina; y cambio psicosocial, que se evalúa a través de escalas de autoestima, depresión, ansiedad, conductas de riesgo, conformidad social y toma de decisiones (Simpson, 2001, 2004, 2008). …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.