Academic journal article The International Journal of Cuban Studies

El Marco Institucional En la Transición Socialista Y El Sistema De Dirección Y Gestión De Las Empresas De Propiedad Social

Academic journal article The International Journal of Cuban Studies

El Marco Institucional En la Transición Socialista Y El Sistema De Dirección Y Gestión De Las Empresas De Propiedad Social

Article excerpt

Introducción

Cuba se encuentra inmersa en un proceso de transformaciones de su modelo económico, con el objetivo de garantizar la continuidad e irreversibilidad del Socialismo, el desarrollo económico del país y la elevación del nivel de vida de la población, como se ha reconocido en los Lineamientos de la de la Política Económica y social del Partido y la Revolución1 (Partido Comunista de Cuba [PCC] 2011: p. 1). En esta dirección es necesario integrar el proceso de perfeccionamiento de la empresa estatal (Chaviano Saldaña y Tristá Arbesú 1998), que se venía desarrollando desde finales de la década de los noventa, a las políticas del Modelo Económico con el fin de garantizar el desarrollo de un sistema empresarial organizado, disciplinado, ético, participativo, eficaz y eficiente, que genere mayores aportes a la sociedad socialista y que las empresas se conviertan en organizaciones de alto reconocimiento social (Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros 1998; Consejo de Ministros 2007).

Sin embargo, los problemas acumulados en la construcción del socialismo y la ulterior crisis del llamado 'socialismo real', han llevado a reevaluar el proceso de transición o construcción de un nuevo sistema social, como alternativa a las contradicciones del sistema capitalista; el cual no puede entenderse como el simple reconocimiento formal desde el orden político, sino como un resultado gradual de las transformaciones que en tal dirección se realicen. En consecuencia, no es posible dejar los criterios esenciales sobre la naturaleza socialista de los procesos socioeconómicos y en especial, los empresariales, a su determinación solo por las coyunturas sociopolíticas en uno u otro momento, o por la simple declaración política. Hay que distinguir entre los objetivos y la voluntad política para la construcción del socialismo, con la identificación automática de las transformaciones y organizaciones económicas que se generan en cada momento bajo esta misma perspectiva.

La complejidad de la transición socialista se caracteriza por la multiplicidad de relaciones sociales de propiedad y gestión, en tanto coexisten relaciones que se quieren desarrollar, con aquellas que se deben mantener, así como la combinación de ambas. También depende del grado de desarrollo del cual se parte, del sistema contradictorio de intereses a nivel del individuo, los colectivos y la sociedad; el grado de inserción en la economía internacional, el nivel de desarrollo político e institucional del país, así como del grado de participación democrática de la sociedad en la dirección política y económica, tanto a nivel nacional como local. La propia naturaleza contradictoria de la transición incluye la posibilidad de que el proceso sea reversible, en tanto predominen las tendencias contrapuestas entre los efectos reales de las transformaciones realizadas, con respecto a los resultados que se esperan obtener en función de la visión y los objetivos estratégicos.

Uno de los problemas centrales que no fueron resueltos de manera efectiva en las transiciones anteriores, ha sido el referente a la dirección y gestión de la economía en sus diferentes niveles de actuación. Bajo los supuestos simplificadores de que una dirección central coordinadora de los agentes económicos a nivel de toda la sociedad, representada por el Estado, es garantía de la asignación eficiente de los recursos; se fue trasformando en el poder burocrático del Estado y sus instituciones centrales, sobre los procesos socioeconómicos, con predominio del voluntarismo y limitaciones para la toma de decisiones por el sistema empresarial, como eslabón básico en la creación de riqueza para la sociedad. En consecuencia, las tareas económicas en la construcción del socialismo deben distinguirse por un nivel de complejidad, realismo, flexibilidad, riesgo y sistematicidad superior al resto de las acciones que en el orden político, militar y administrativo deben realizarse. Para ello se requiere de nuevas capacidades, habilidades y métodos de dirección y gestión que no se generan de forma espontánea por el hecho de que el Estado pueda disponer de los principales medios de producción, como representante de la propiedad social. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.