Academic journal article Theory in Action

I the Supreme Writer of the Republic

Academic journal article Theory in Action

I the Supreme Writer of the Republic

Article excerpt

A MANERA DE INTRODUCCIÓN QUE NO JUSTIFICACIÓN

Son éstos algunos apuntes sobre Los apuntes. Son la visión del escritor que hay en mí sobre el escritor que esta allí, aquí. Será un mirarse a la cara y a la máscara para verse allá en los reflejos de una actitud crítica y didáctica que no nos permite el ocultamiento. Pero el texto se impone y no nos apartaremos de él.

He pensado también al ordenar estos apuntes dispersos que quizás no haya ser más sombrío y siniestro que el escritor. Sentado frente a una hoja de papel que lo desafía desde su insoportable blancura tirada con soberbia infinita tomar el puesto de hacedor y darnos en formas y sentidos la otra luz de su realidad. Pero asimismo tal vez no haya ser más diáfano y diestro que ese hombre (o mujer) empeñado singularmente en ver y comunicar, a través de los mantos de la memoria y el tiempo, el horizonte luminoso de una realidad que a todos nos pertenece. Dicotomía, dualismo: laberinto. La tragedia empieza cuando al identificarnos con uno tendemos a olvidar o desconocer al otro. Yo soy el otro decía Arthur Rimbaud, precisamente para que no olvidáramos. Este es el dilema que no pude evitar al leer las primeras páginas de Yo el Supremo, de Augusto Roa Bastos, ya que allí me encontré de frente a este continuo y barroco diálogo de opuestos.

Un enlatado prejuicio histórico me hacía suponer que al tratarse de una novela sobre (y de) el dictador paraguayo José Gaspar Tomás Rodríguez Francia, las páginas de ella me harían visitar los dominios espeluznantes de un ser patentado por el poder y todos sus demonios. La sorpresa fue entonces sentir que iría a visitar los reinos de la luz a través de los ojos y las palabras del Maligno.

EL DIÁLOGO DE LOS TEXTOS

Desde un principio la novela decreta la guerra por el dominio de las palabras que pelearán El Supremo narrador, las voces que le saltan a su garganta, la misteriosa voz del pueblo y el poder oculto (supremo) que el Compilador ejerce sobre la materia. Los textos se enfrentan, chocan, y ese estallido de confrontaciones permite el sucederse de las lecturas. Nuestro ánimo no está pues en establecer aquí una lectura totalizadora del libro (tarea imposible por lo demás) sino ver desde el ángulo del escritor (del lector) lo que nos concierne a los que nos sentimos afectados por este choque entre voces y escrituras.

Un texto anónimo, pegado a una pared, manuscrito con una grafía que semeja la de El Supremo, abre la novela. Ante este panfleto que viene de las profundas y cerradas canteras del odio y el resentimiento, El Supremo contesta lo que será la novela, por lo tanto el texto con nombre, la obra abierta. El propósito de El Supremo será dominar con el presente de sus palabras la voz secreta, anónima, que se impone hacia el futuro; ante esta voz que declara su muerte, su desaparición de la faz de la tierra el opondrá la voz que no perece, la eterna voz del escritor, de El Supremo escritor de la república. Pero no nos vamos a confundir. Antes de seguir adelante dejemos que el Compilador nos aclare las reglas de juego: "el acopiador declara, con palabras de un autor contemporáneo que la historia encerrada en estos Apuntes se reduce al hecho de que la historia que en ella debió ser narrada no ha sido narrada. En consecuencia, los personajes y hechos que figuran en ellos han ganado, por fatalidad del lenguaje escrito, el derecho a una existencia ficticia y autónoma al servicio del no menos ficticio v autónomo lector." (p. 467)2

De tal manera que podemos abandonar o quedarnos con todos los referentes, escudriñar rostros a través de las máscaras, nombrar a los innombrados.

MEMORIA / DESMEMORIA Y EL VERDADERO LENGUAJE

El primer enfrentamiento es con respecto a la memoria. El Supremo escritor/dictador sabe que aquellos que estén en la oscuridad, a donde los ha llevado su mano benigna, no tienen con qué escribir pero tienen memoria: "Puede que no dispongan de un cabo de lápiz, de un trozo de carbonilla. …

Search by... Author
Show... All Results Primary Sources Peer-reviewed

Oops!

An unknown error has occurred. Please click the button below to reload the page. If the problem persists, please try again in a little while.